Plan Estratégico
  • slid.jpg
  • slide.jpg
  • slide1.jpg
  • slide2.jpg
  • slide3.jpg
  • slide8.jpg
  • slide9.jpg

Plan Estratégico - CBDE

1    ANTECEDENTES.

Al igual que las otras instancias la Campaña Boliviana Por el Derecho a la Educación nació dentro del proceso de preparación de la Conferencia Mundial de Educación de Dakar, más exactamente, a partir del año 2000, cuando comenzó a “enredarnos” en el proceso de seguimiento de la Conferencia mundial de Dakar. Los antecedentes de la Campaña viene desde los procesos y encuentros latinoamericanos de preparación (en Santo Domingo, 1999) de la Conferencia Mundial   de Educación en Dakar (2000) y seguimiento como Campaña en México (2002), Santa Cruz, Bolivia (2003) y Porto Alegre (2005).

La experiencia de la Campaña Boliviana también se articula a las iniciativas de la campaña  latinoamericana  que  se  inició  bajo  una  propuesta  que  arranca  en  un encuentro de iniciativa de la UNESCO que convocó, en 1999, en Santo Domingo, para su primer encuentro de monitoreo de las políticas públicas a diferentes ONG’s de América Latina. En este mismo año, varios espacios de la sociedad civil cuestionaban -- ya de cara a Dakar 2000-- sobre los resultados de la Conferencia mundial de Jontien de 1990.

El proceso de construcción de la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación, identificamos tres momentos o iniciativas que propiciaron reflexiones de contenido para el avance conceptual de la Campaña como colectivo sobre educación. Señalando por orden cronológica estos hitos, iniciamos con la reflexión sobre “Calidad de la educación” (encuentro realizado en Santa Cruz, Bolivia), otra en Brasilia sobre Temas que afectan a la educación y la última sobre incidencia (realizado por la UNESCO en Beirut) donde se fue estructurando gradualmente y definiendo los actores y estrategias para la construcción de una agenda educativa en Bolivia.

La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación se reafirma en el escenario social durante el proceso constituyente y a partir de las acciones de abril del 2009 en la semana de acción mundial por el Derecho a la Educación. Está conformada por organizaciones, personas e instituciones comprometidas con el derecho a la educación de todos y todas.

La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación promueve como organización de la sociedad civil actúa en defensa del derecho a la educación de calidad, pública y gratuita, de responsabilidad del estado, para todos y todas; contribuye al debate y construcción de una agenda educativa de largo plazo, así como el desarrollo de procesos de incidencia en las políticas públicas educativas.

Participan en la Campaña instituciones y organizaciones educativas, redes de educadores(as), organizaciones sociales y de estudiantes, universidades, centros de investigación, unidades educativas, organizaciones no gubernamentales, programas educativos y activistas de la educación.

Como organización de la sociedad civil la campaña cuenta con un grupo Director, conformado por organizaciones e instituciones de la sociedad civil, que tiene como misión viabilizar la organización y la puesta en marcha de la campaña, a través de proyectos e iniciativas institucionales. Sus líneas de trabajo son: 1) Informar y comunicar; 2) Recoger propuestas, reflexionar y aportar a las instancias del Estado. 3) Incidir en políticas públicas. Y 4) Movilizar a la sociedad civil para defender el Derecho a la Educación. A través de estas acciones busca lograr sus objetivos vinculados con la incidencia en las políticas públicas educativas a fin de mejorar tanto el acceso como el egreso  - desde la  perspectiva  de  la  exclusión de la  educación- la  calidad  de la educación, y rendición de cuentas del presupuesto educativo del Estado, contribuyendo a la construcción de una educación liberadora, descolonizadora y despatriarcalizadora.

2    EL ESCENARIO SOCIAL.

El acontecer sociopolítico que vivió Bolivia durante el último quinquenio ha  estado ha estado ligado a una serie de cambios que tienen que ver con el desgaste del sistema político tradicional, surgido en el momento de la recuperación de la democracia y el inicio del modelo neoliberal que fue impuesto en el país a través de las implementación de las políticas propuestas por el Consenso de Washington.

El proceso de reforma estructural o las denominadas décadas neoliberales han tenido un horizonte histórico que partió en 1985 y tuvo su debacle a partir de la jornadas del

2003 en la guerra del gas, que da el inicio de un proceso de rebeliones que acabará con la subida a la presidencia del Movimiento al Socialismo a la cabeza de actual

Presidente Evo Morales Aima. Sin embargo, es importante mencionar que las décadas neoliberales han propiciado un golpe duro a los sectores sociales, en especial a los sindicalizados que los ha llevado a perder su hegemonía política y en muchos casos a procesos de despolitización que afectaron su accionar político. Este periodo histórico ha estado   caracterizado   por   el   denominado   proceso   de   privatización   y   por   la desocialización de las políticas públicas, en especial de aquellas que tienen que ver con el Estado de Bienestar que precariamente habían instalado los gobiernos de corte nacionalista.

La ruptura del periodo neoliberal ha generado nuevas formas de participación y una modificación importante en el tablero de participación política, dejando de lado a las élites tradicionales y aperturándose hacia actores que antes no habían sido considerados. Esta situación se inicia en 2003 hacia delante liderizado por las organizaciones  sociales,  en  especial  por  aquellas  de origen indígena-campesino  y urbano popular. Este periodo ha establecido una serie de hitos de cambio de la sociedad boliviana, el más importante el proceso constituyente de 2006, que se convierte en quiebre entre la sociedad de corte conservador-liberal y la de una Bolivia más participativa y constituida a partir de propio reconocimiento social, étnico y político.

Empero el proceso constituyente no sólo plantea el desafío de refundar el país, sino de modificar la participación y los actores políticos que hasta ahora habían definido el transcurrir histórico del país. Los cambios propuestos por la nueva Constitución Política del Estado marcan una serie de desafíos para los diferentes escenarios: económicos, políticos, sociales y también educativos.

En el ámbito educativo las modificaciones que propuesta por el proceso post constituyente tienen que ver con apuntalar los lineamientos políticos, económicos, sociales, culturales establecidos en la Constitución Política del Estado y el espíritu en el que se enmarca; al mismo tiempo implica el reconocimiento y la afirmación de una situación postcolonial que se busca  transformar,  no sólo de manera discursiva y formal; requiere trascender la racionalidad pedagógica, encontrar en ésta el sentido liberador; el sentido renovado de vida, para todos y todas los/as bolivianas/os.

En tal sentido, las acciones desarrolladas tras el proceso constituyente en lo que hace al sistema educativo, buscan desmontar el colonialismo en el sistema educativo; necesidad que surge ante la ausencia de una posición crítica respecto a la realidad educativa donde se acentúan las desigualdades y donde los encuentros culturales reproducen y marcan diferencias que generan exclusión y atentan contra los derechos de las personas. Es decir, intenta cambiar las concepciones educativas existentes, y realizar la aprehensión de los nuevos paradigmas, donde los sentidos éticos - políticos y la redefinición del concepto de educación desde la perspectiva de derecho humano. A esto se sumar la conformación de un modelo educativo que vele por un proceso despatriarcalización que viabilice el acceso a la educación y la permanencia de la niñas y mujeres en condiciones de plena igualdad y justicia social.

El contexto de la educación.

Hasta mediados de la década de los 80, los sistemas educativos de la región estaban atravesados por la crisis general de la sociedad latinoamericana y presentaban serias disfunciones;  pero  existían  también experiencias  y  conocimientos  aptos  para mejorarlos. Las reformas neoliberales ahondaron los viejos problemas, produciendo un quiebre de las estructuras educacionales. Con el objetivo de disminuir la inversión y reducir las estructuras estatales, se pusieron en marcha medidas que profundizaron la inequidad y la piramidalización educativas. Situación que se evidencia en la aplicación de la ley 1565, que muestra la direccionalidad de la política educativa boliviana del período   neoliberal,   y   las   tensiones   o   contradicciones   que   emanan   de   su implementación. Esta ley es representativa de las orientaciones, contenidos y lenguaje que encarna  el proyecto neoliberal en Bolivia para la educación entendida como política pública. Si bien algunos actores reivindican el valor positivo de esta norma, dado que, aun con ciertas críticas,  se habría tratado de un intento de inclusión educativa y de incorporación de una perspectiva bilingüe e intercultural. Esta vertiente no fue suficiente ante el impulso privatizador de la educación.

Los argumentos centrales que sostuvieron dichas políticas educativas neoliberales fue que los grandes sistemas escolares son ineficientes, inequitativos y sus productos de baja calidad. De tal afirmación se deduce que la educación pública había fracasado y por tanto se justificaban políticas de reducción de la responsabilidad del Estado en la educación, presentadas como la única reforma posible. Para esto se han desarrollado.

un conjunto de medidas que tienen ese objetivo, y son presentadas al público como un discurso pedagógico cargado de atributos técnicos y de un lenguaje organizacional.

Los sistemas educativos en los últimos 30 años han pasado por un proceso de privatización y mercantilización y han pasado de ser un bien público a ser un campo de valorización del capitalismo educativo, que se evidencia a través de la conversión de las entidades educativas en empresas que no sólo producen para el mercado.

En la actualidad parece surgir una nueva propuesta de política educativa, la misma está planteada de acuerdo a la Constitución Política del Estado, donde la Educación es la más alta función del Estado, por tanto le compete la obligación moral de sostenerla y la facultad de dirigirla en todas sus manifestaciones. Empero, la educación en Bolivia hasta el momento, pese a la lucha de las naciones indígenas y originarios, sectores populares y progresistas de la sociedad boliviana, mantiene su carácter elitista como privilegio de las minorías dominantes, con exclusión de las mayorías nacionales.

Aunque es importante reconocer que el marco filosófico y político del modelo educativo define a la educación como un “derecho humano fundamental”. Asumiendo que la educación boliviana “es descolonizadora, liberadora, anti-imperialista, anti-globalizante, revolucionaria y transformadora de las estructuras económicas, sociales, culturales, políticas e ideológicas; orientada a la autodeterminación y reafirmación de los pueblos, naciones  indígenas,  originarias,  afroboliviano  y  demás  expresiones  culturales  del Estado Plurinacional boliviano” (inciso 2); y “comunitaria, democrática participativa y de consensos para la toma de decisiones en la gestión de políticas educativas dentro del marco de la unidad en la diversidad” (Inciso 3), se define como “laica, pluralista y espiritual”  (inciso  5);  “universal,  única  y  diversa”  (inciso  6);  “fiscal,  gratuita  y obligatoria” en los diferentes niveles y modalidades del subsistema de educación regular” (inciso 7) e “intracultural, intercultural y plurilingüe” (inciso 8).

Además se agregan reconocimientos a su carácter productivo y territorial (inciso 9), a su contenido científico, técnico, tecnológico y artístico (inciso 10) y, finalmente, “Es una educación en la vida y para la vida, porque interpreta las existencias vitales del Estado  Plurinacional  en  sus  diversas  zonas  ecológicas,  propicia  una  sociedad  de unidad, de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza en lo individual y colectivo, para vivir bien en comunidad.” (Inciso 11).

Este modelo educativo propuesto introduce algunos elementos específicos a tener en cuenta. En primer lugar, el desarrollo de políticas sociales complementarias que aseguren las condiciones para efectivizar el derecho a la educación inciso 8, en consonancia con la concepción de educación como derecho humano. Segundo, la elaboración de estos objetivos plantea una cantidad de cuestiones que requieren un arduo esfuerzo. Se establece la necesidad de universalizar los saberes y conocimientos propios para el desarrollo de una educación desde las demandas culturales, que se refuerza con desarrollar planes y programas educativos pertinentes las características de cada contexto socio-cultural, ecológico y geográfico sobre contenidos curriculares básicos en el marco de los procesos de interculturalidad. Por otro lado, se busca desarrollar una educación científica y humanística.

Desde otra perspectiva muy distinta, el sindicalismo docente urbano se opone al proyecto de ley por otros motivos. El nudo a resolver –una vez más– plantea la tensión entre diversidad e igualdad en el conocimiento. La propuesta de convertir a los saberes indígena originario campesinos como ejes centrales de sus respectivos currículos es duramente cuestionado por la Confederación de Trabajadores de la Educación Urbana de  Bolivia  al  definir  ese  criterio  –y  al  propio  proyecto  Siñani-Pérez–  como “etnocentrista, carente de planeamiento científico y pedagógico.

Otra crítica al proyecto de ley remite a la descentralización allí promovida, y en el pronunciamiento de los congresistas docentes se la manifiesta como continuidad de la ley anterior. Se opone al riesgo de convalidar una desresponsabilización estatal y fortalecer una orientación privatista, pues supondría “tratar a la educación como mercancía que se compra y se vende en cualquier mercado”, criticándola en términos de la propia tradición liberal.

Escenario de trabajo de la Campaña en el último periodo.

El escenario de trabajo de la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación ha estado caracterizado por una serie de tensiones entre los diferentes sectores que son parte del sistema educativo. Sin embargo la Campaña ha podido desarrollar contribuciones:

§    Ha generado aportes a nueva Ley de Educación.

·         Ha  identificado  en  este  proceso  amenazas  y  oportunidades  para  ampliar  la incidencia de sus acciones.

·         Es una instancia de vanguardia en la articulación de fuerzas de los diversos actores que trabajan en el ámbito educativo.

·         La Campaña cuenta con una legitimidad importante dentro del ámbito educativo, producto de su capacidad de representación y articulación de sinergias de organizaciones e instituciones de la sociedad civil y el Estado.

·         Articular una coalición de instituciones le ha dado mayor fuerza, para agendar sus propuestas hacia el Ministerio de Educación.

3     LINEAMIENTOS FILOSOFICO – POLÍTICOS.

La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación desarrolla sus acciones bajo los siguientes marcos normativos:

◊    LA EDUCACIÓN COMO DERECHO HUMANO.

Cada mujer, hombre, joven, niña y niño tiene el derecho humano a la educación, formación e información, y para otros derechos humanos fundamentales depende de la realización del derecho humano a la educación. El derecho humano de todas las personas a la educación se establece explícitamente en la Declaración Universal de  Derechos  Humanos,  los  Pactos  Internacionales,  la  Convención  sobre  los Derechos  del  Niño  y  otros  amplia  adhesión  a  los  tratados  internacionales  de derechos humanos y de las Declaraciones - potentes herramientas que deben ser empezó a utilizar en la realización del derecho humano a la educación para todas y todos.

El derecho humano a la educación da derecho a cada mujer, hombre, joven, niña y niño a: i) El derecho humano a la educación primaria gratuita y obligatoria y formas disponibles de educación secundaria y superior; ii) a la no discriminación en todos los ámbitos y niveles de educación, y la igualdad de acceso a la educación permanente y formación profesional; iii) el derecho a la información sobre salud, nutrición, reproducción y planificación familiar dentro del sistema educativo; iv) tener una educación íntimamente ligada  a otros derechos humanos fundamentales; v) que impulse la igualdad entre hombres y mujeres y la participación igualitaria en la familia y la sociedad; vi) debe aportar al derecho a la  libertad de pensamiento, conciencia, religión y creencias.

◊    ENFOQUE INTEGRAL DE LA EDUCACIÓN.

Una  educación  desarrollada  o  planteada  desde  un  enfoque  integral,  es  una educación que se enfocada desde el derecho humano y promueve el ejercicio de los demás derechos. Impulsa a que estos sean asumidos por los/as niños, niñas, jóvenes y personas adultas como sujetos del derecho, promueve la interculturalidad entendida como la interacción de cosmovisiones en igualdad de condiciones, la equidad de género, el nexo entre ciudadanía y democracia, una nueva relación intergeneracional, la conservación y cuidado del medio ambiente, una relación de respeto por las demás especies y por la naturaleza, la eliminación de toda forma de discriminación, la promoción de la justicia y la construcción de una cultura de paz y de resolución no violenta de los conflictos. El enfoque integral asume un trabajo intersectorial,  ya  que  el  sector  de  educación  por  sí  mismo  no  resolverá  los problemas de la educación. Así, se requiere la articulación con otros sectores del Estado como los de finanzas y economía, salud, deporte, ciencia y tecnología, justicia y protección.

◊    EDUCACIÓN NO SEXISTA.

La escuela como Institución socializadora históricamente ha transmitido una serie de valores de  generación en generación  que tienden a perpetuarse la situación de discriminación de las mujeres. En tal sentido se busca la construcción de un sistema educativo que impulse una educación que construya relaciones de respeto, igualdad y cooperación entre los géneros, que afiance una cultura de derechos humanos y que no valide ni reproduzca estereotipos, prejuicios e inequidades. Una educación que refleje las distintas culturas que conviven en este, nuestro continente, uno de los más ricos y de los más pobres a la vez. Una educación que se convierta en una de los principales elementos para la equidad social entre hombres y mujeres y contra todas las formas discriminaciones.

Una educación no sexista es una educación para la sexualidad, que promueve la plena vigencia de los derechos sexuales y los derechos reproductivos, que honren los derechos de las niñas, adolescentes y mujeres y la libre opción sexual y que contribuyan  a  la  construcción  de  masculinidades  sensibles  y  responsables.  La educación en tal sentido puede y debe convertirse en un elemento decisivo para la superación de los estereotipos sociales, asimilados a la diferenciación por sexo, empezando por la propia construcción y uso del lenguaje.

◊    LA INTERCULTURALIDAD.

La interculturalidad como factor crítico, no sólo es cuestión de “llevarse bien” y convivir, sino que también cuestiona la lógica del capitalismo y apunta hacia otra sociedad, transforma radicalmente las estructuras institucionales y las relaciones sociales, pues se trata de una proyecto político, ético y ontológico-epistémico que no llega desde los Estados ni desde la academia, sino desde los movimientos y organizaciones sociales.

Esta  interculturalidad  crítica  se  conecta  entonces  con  el  “proceso  de descolonización” que es pensado “desde” y “con” los pueblos, los movimientos sociales, las mujeres, etc. e intenta crear una nueva razón y humanidad que revierta la idea del eurocentrismo y colonialismo del conocimiento; el uso de la raza blanca y del varón occidental como jerarquía de poder; la valoración de la razón por sobre el sentir-existir como signo de humanidad; la colocación del hombre por sobre la naturaleza.

En tal sentido, la interculturalidad crítica, la descolonización y despatriarcalización son proyectos enlazados y emergentes que además cuestionan el conocimiento único que ensalzan las universidades, pues construir nuevas formas de vida es transgredir, irrumpir y desmontar la matriz colonial.

◊    LA DESPATRIARCALIZACIÓN.

La despatriarcalización es el enfrentamiento contra toda esa herencia colonial; hoy es materia de políticas públicas. Es la desestabilización de relaciones sociales de dominio y de ejercicio del poder como lo plantea la socióloga Sarela Paz Patiño. Es la transgresión de las reglas sociales, culturales, religiosas, normativas y políticas patriarcales que tienen la misión de eternizar el cautiverio de las mujeres, tal como lo afirma la antropóloga Marcela Lagarde. Debe entenderse la despatriarcalización como un ejercicio de políticas públicas que buscan hacer visible el patriarcado en todas sus versiones para ver la forma de disminuir su intensidad y después, su eliminación.

Y en el marco de la Nueva Constitución Política, la despatriarcalización se proyecta como una transformación del lenguaje de los derechos humanos, ya no entrampado en el eufemismo de la “igualdad de oportunidades”, que disimula la tensión entre patriarcado y procesos de despatriarcalización, sino de enfrentamiento directo con el problema central: colonialismo y patriarcalismo.

4     PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA.

4.1   VISIÓN.

υ      La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación  promueve la construcción de un sistema educativo nacional gratuito, oportuno, integral, de calidad e inclusivo, que promueva el desarrollo óptimo de las potencialidades de las alumnas y los alumnos y responda a la interculturalidad, la descolonización  y  la  despatriarcalización  con  un  enfoque  de  derechos humanos y desde un modelo educativo liberador y democrático

4.2   MISIÓN.

υ      MISION: La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación es una instancia  plural  y  democrática  que  trabaja  en  el  desarrollo  de  políticas públicas educativas que buscan aportar al Vivir Bien, la descolonización y despatriarcalización, a través del fortalecimiento de la participación social, articulando sinergias, desarrollando propuestas metodológicas educativas, fortalecimiento capacidades institucionales, e impulsando la exigibilidad y justiciabilidad del derecho a la educación, a fin de aportar a la construcción de una sociedad boliviana con mayor equidad, justicia social y democracia.

4.3   PRINCIPIOS Y VALORES.

Los valores y principios que guían el accionar de la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación son:

Ø   LA REAFIRMACIÓN DE LA EDUCACIÓN COMO DERECHO HUMANO DE CUMPLIMIENTO OBLIGATORIO Y RESPONSABILIDAD DEL ESTADO.

La Campaña considera que la educación es un derecho humano irrenunciable y garantía para una vida digna, desarrollada en igualdad de oportunidades y sin ningún tipo de discriminación que afecte el cumplimiento de este derecho. Como miembro de la sociedad civil postula, la Educación:

·         De carácter público y derecho constitucionalizado que busca el bien común.

·         Entendida como derecho promotor de los demás derechos, que asume a niños, niñas, adolescentes, jóvenes y personas adultas como sujetos de derecho.

·         Con enfoque de integralidad que promueve la articulación y relación intersectorial  con diferentes áreas de responsabilidad del Estado.

·         Como promotora del enfoque de los derechos humanos en el sistema educativo enmarcada en el cumplimiento de los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas.

Ø   LA EDUCACIÓN COMO UN FACTOR DE EQUIDAD SOCIAL Y DE GÉNERO.

La CBDE, afirma la educación como función y responsabilidad del Estado, que se desarrolla bajos principios democráticos y de equidad social y de género, en el marco de la revolución ética cultural. Bajo este principio demanda. La responsabilidad y el ejercicio de garantizar esta función suprema con prioridad y como política de   Estado. Orientada a desarrollar   espacios de formación, capacitación y profesionalización de manera que incida en la vida de las personas. La necesidad de llevar adelante políticas educativas  inclusivas, con equidad social y de género,  y sin discriminación de ningún tipo. Como un referente ético-político, que manifiesta una vinculación con los más excluidos desde una perspectiva de educación popular que intenta transformar la realidad.

La defensa de la educación pública como elemento central de formación y potenciamiento humano que garantiza la construcción de un Estado de derecho, democrático e intercultural.   La garantía de  una educación obligatoria en las

diferentes   modalidades   y   niveles   del   sistema   educativo   que   asegure   la permanencia y el cumplimiento de la obligatoriedad  hasta la culminación del bachillerato para todas la personas. La   obligación estatal de garantizar el presupuesto educativo con equidad y gestión transparente que considere inversión en  educación  y  gasto  corriente,  con  una  visión  estratégica.  El  mandato  de consolidar un Sistema Educativo que asegure su asequibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad, y la vigilancia de ésta por parte de la sociedad civil para asegurar el oportuno y eficiente uso del presupuesto.

Ø   EL RECONOCIMIENTO DE PROMOVER UNA EDUCACIÓN DESCOLONIZADORA, E INTERCULTURAL.

La CBDE promueve el desarrollo de una educación descolonizadora de acuerdo al Estado unitario social de derecho Plurinacional Comunitario, democrático, descentralizado y con autonomías. En esta línea reivindica:

·         El desarrollo y potenciamiento de saberes, conocimientos  e idioma de las naciones y pueblos indígena originarios campesinos. Las comunidades interculturales y afro bolivianas, en espacios urbanos y rurales de todo el Sistema Educativo.

·         La valoración, el respeto  a las diferencias y el desarrollo pleno, en igualdad de oportunidades y posibilidades de todas las dimensiones culturales, promoviendo una educación crítica al patriarcado –despatriarcalizadora-.

·         La interrelación, el diálogo intercultural  y la convivencia enmarcada en la práctica de la democracia; el desarrollo  de potencialidades y capacidades, de manera que se garanticen procesos educativos que fortalezcan la intraculturalidad, promuevan la interculturalidad y la dimensión plurilingüe.

·         La Promoción   de una educación en y para la vida, relacionada con el trabajo, el desarrollo productivo, la conservación y equilibrio del medio ambiente y la naturaleza, considerando las generaciones actuales y futuras.

·         El desarrollo de valores éticos desde la perspectiva de la formación integral de las personas.

·         La generación de procesos orientados a erradicar toda forma de violencia y coadyuvar en el conocimiento de los derechos de las personas y la forma de ejercerlos para un desarrollo integral.

·         El desarrollo de una educación no sexista, la supresión de patrones socioculturales, estereotipos y  prejuicios que legitiman la discriminación para el desarrollo pleno de la personalidad humana.

Ø   LA    PARTICIPACIÓN        Y    EL    DESARROLLO   DE     UNA    EDUCACIÓN DEMOCRÁTICA, DE CALIDAD.

La CBDE impulsa el desarrollo de espacios y mecanismos para la participación de la comunidad educativa y la sociedad civil en la definición de políticas educativas, seguimiento  y evaluación; por lo que demanda:

·         El desarrollo de una gestión democrática, participativa y transparente del Sistema Educativo, que promueva el diálogo, la negociación cultural y la construcción de propuestas.

·         La  construcción  de  comunidades  educativas  que  aporten  en  la implementación de una educación  que articule las dimensiones de escuela y comunidad, desde la perspectiva de una educación para la vida, con enfoque integral.

·         El potenciamiento de competencias de todos los miembros de la comunidad educativa considerando el respeto a los roles y funciones específicas, con un sentido constructivo superando visiones sólo de control social.

·         La construcción de mecanismos de participación popular que promuevan acciones educativas  de acompañamiento  y evaluación a la implementación de políticas educativas, en el marco de los derechos humanos.

Ø   EL ENFOQUE INTEGRAL DE LA EDUCACIÓN.

Entendida como derecho humano promotor de los demás derechos, que asuma a niños, niñas, jóvenes y personas adultas como sujetos del derecho, que promueva la interculturalidad entendida como la interacción de cosmovisiones en igualdad de condiciones, la equidad de género, el nexo entre ciudadanía y democracia, una nueva relación intergeneracional, la conservación y cuidado del medio ambiente, una relación de respeto por las demás especies y por la naturaleza, la eliminación de toda forma de discriminación, la promoción de la justicia y la construcción de una cultura de paz y de resolución no violenta de los conflictos. El enfoque integral asume un trabajo intersectorial, ya que el sector de educación por sí mismo no resolverá los problemas de la educación. Así, se requiere la articulación con otros sectores del Estado como los de finanzas y economía, salud, deporte, ciencia y tecnología, justicia y protección.

Ø   LA DEMOCRATIZACIÓN DEL SISTEMA EDUCATIVO.

Donde estén garantizados:

·         La apertura de espacios y mecanismos para la participación sustantiva de la comunidad  educativa  y  la  sociedad  civil  en  el  diseño,  monitoreo  y evaluación de las políticas educativas;

·         El establecimiento de mecanismos de transparencia y rendición de cuentas por parte del Estado, incluso por parte de los establecimientos educativos;

·         La afirmación y valoración del rol de los trabajadores y las trabajadoras de la educación y la dignificación de su trabajo. Esto implica que los Estados les garanticen condiciones de trabajo a la altura del desafío educativo que tienen, así como su inclusión en la toma de decisiones sobre prácticas y políticas educativas;

·         El establecimiento del desarrollo profesional y carrera docente y la garantía de reconocimiento del maestro y la maestra como sujetos de derechos;

·         Un mayor vínculo entre los resultados de las investigaciones académicas, las experiencias en campo y las decisiones sobre políticas educativas;

·         La definición de perfiles profesionales para ocupar la responsabilidad pública en el ámbito educativo y la superación de los nombramientos por relaciones personales o cuotas partidarias;

·         Y mayor vinculación entre los procesos de educación formal y los procesos de educación no formal y popular impulsados desde dinámicas comunitarias y/o de organizaciones sociales y ciudadanas.

Ø   LA CALIDAD DE LOS PROCESOS EDUCATIVOS.

·         La pertinencia educativa relacionada con las dimensiones de aceptabilidad y adaptabilidad de la educación, capaz de reconocer el contexto y las particularidades de cada persona, y por lo tanto, capaz de promover una variedad y flexibilidad de propuestas curriculares;

·         La afirmación de los procesos de aprendizaje (y no sólo de indicadores de escolarización) para valorar el compromiso de los gobiernos con la educación;

·         La visión de la educación como proceso de aprendizaje a lo largo de la vida y camino para el cambio y la liberación;

·         La promoción de acciones pedagógicas afirmativas para superar lógicas de discriminación por razones de edad, sexo, género, etnia y raza, discapacidad, privación   de   libertad,   condición   migrante   o   desplazamiento,   ubicación geográfica,   nacionalidad,   y   para   la   construcción  de   la   igualdad,   la interculturalidad y el respeto a la diversidad;

·         La garantía de la cobertura universal, relacionada con las dimensiones de asequibilidad y accesibilidad, y la implementación de políticas para evitar la deserción escolar, asegurando la retención y el logro de aprendizajes;

·         La búsqueda de mayor articulación entre la educación y la comunidad y el territorio, para que aquella esté al servicio de la población y del desarrollo humano;

·         Y el desarrollo de enfoques para la práctica de la ética, los valores, el respeto entre todos y todas, la democracia, la igualdad, la honestidad, la solidaridad y el diálogo, en todo el quehacer educativo.

Ø   COMPROMISO SOCIAL.

El “Compromiso social” de la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación se expresa en su misión genuina de institución al servicio del pueblo y se desarrolla el mismo a partir de una adecuada pertinencia social de estas acciones. Por un lado, debe ser herramienta eficaz en la integración y garante de la igualdad de oportunidades, que en un ámbito democrático sólo  posibilita la educación. Por el otro, presta servicios a la ciencia, la tecnología y a la cultura, pero sin perder de vista que tales objetivos deben ponerse al servicio superior del interés social. Debe, también, hacer hincapié en la gerencia de la acción para pasar del “diagnóstico del deber” al “impacto del hacer”, esto es: la transformación de valores éticos en acciones concretas, pero no a través de actividades aisladas, sino mediante el uso de herramientas y metodologías que garanticen la sustentabilidad de tales acciones en el tiempo.

Por otro lado, una administración pertinente del conocimiento implica producir acciones articuladas para transmitir y transferir lo que se requiere en un momento y lugar dado, sin perder de vista la eficacia y la eficiencia, es decir, la consecución del objetivo perseguido y el impacto de esa acción en el entorno donde se ejecuta. Las interacciones son cada día más complejas en nuestro medio y es necesario, entonces, prever los efectos que toda actividad social, económica o cultural desata en el medio donde se aplica (ecología de la acción y los saberes).

Ø   TRABAJO EN EQUIPO.

El trabajo en equipo es de gran importancia, pues la utilización de un equipo para la solución de un problema es de mayor eficacia, por la gran ayuda que aportan los integrantes al ofrecer una gran oferta de ideas y opiniones lo que llegan a facilitar al grupo para la toma de decisiones, y resolver el problema más eficientemente.

Un trabajo en equipo es un conjunto de individuos que cooperen para lograr un solo resultado general. El desarrollo de equipos debe comenzar con el sentimiento de una firme necesidad de mejorar algunas condiciones o procesos básicos que están interfiriendo en el logro de las metas de las organizaciones.

Las actividades referentes a la formación de equipos se proponen diagnosticar las barreras de un buen desempeño del grupo, mejorar la realización de las tareas, las relaciones entre los miembros del equipo y los procesos operacionales de éste, como son la comunicación y la asignación de tareas.

La propuesta de generar equipos de trabajo múltiples y diversos también esta centrada en un balance entre el aprendizaje individual y el aprendizaje en equipo, con el fin de no subsumir las capacidades y las posibilidades de manifestación individual de los/as alumnos/as.

Ø   EQUIDAD.

La Educación debe desarrollarse partiendo de un enfoque social, en el marco de la lucha contra la pobreza, para la inclusión de todas las niñas y niños, jóvenes y adultos/as del país, a través de las diversas modalidades alternativas de atención integral y se debe focalizar especialmente en las zonas de mayor necesidad por razones desventaja comparativa en relación a otros grupos sociales. Sin embrago la cobertura de atención no es suficiente para que exista equidad, las niñas y los niños en especial deben estar en condiciones nutricionales y de salud que les permitan aprovechar los beneficios de los servicios educativos, así como también, éstos deben tener un adecuado nivel de calidad, una mirada intercultural y descolonizadora y despatriarcalizadora.

5     ESTRATEGIAS POLÍTICAS Y DE ACCIÓN.

◊      LA INCIDENCIA Y SENSIBILIZACIÓN SOCIAL Y POLÍTICA.

La Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación no orienta sus procesos a las políticas educativos, sino, que también realiza acciones de incidencia política y sensibilización social dirigida  a entidades gubernamentales e instancias privadas sobre la necesidad de contar con un sistema educativo descolonizador, despatriarcalizador, que lucha contra el racismo y las diferentes formas de dominación, discriminación y exclusión social, en busca de una sociedad democrática.

Para ello define la incidencia política como un proceso de alineación y generación de coaliciones de sinergias y visiones políticas plurales, que permitan influir sobre los/as poderosos/as, los que toman las decisiones, a fin de impulsar cambios sociales, mediante la participación de las organizaciones sociales en el proceso de toma de decisiones a fin de beneficiar a los sectores y grupos poblaciones que han sido relegados y discriminados permanentemente en la sociedad boliviana.

Este proceso tiene el objetivo de fortalecer y emancipar a la sociedad civil (en especial  a  mujeres,  indígenas  y  campesinos)  y  promover  y  consolidar  la democracia. Además, las acciones de incidencia están destinadas a poner en el ámbito público problemáticas que no son consideradas y que afectan de sobre manera a pueblos indígenas, mujeres y otros sectores sociales excluidos de los espacios de toma de decisión.

Esto también plantea la necesidad de fomentar el apoyo a las iniciativas de miembros de la comunidad universitaria destinados a:

·         La  sensibilización  de  la  propia  comunidad  universitaria  en  la realización desinteresada de tareas de acción solidaria y denuncia de situaciones injustas.

·         Sensibilización  al resto de la sociedad, especialmente a los  sectores sociales.

◊      COMPARTIR EXPERIENCIAS.

La organización de estas estrategias se realiza de manera coordinada entre las organizaciones  de  la  sociedad  civil,  los  movimientos  sociales  y  las  entidades

Estatales, con el fin de compartir recursos políticos, saberes, sociales, financieros, materiales y potencialidades humanas y en especial experiencias de vida, sobre todo de aquellas que tienen que ver con la acción política para ejercer el derecho a la educación.

Este proceso de intercambio de experiencias plantea la necesidad de organizar espacios de intercambios, tanto entre organizaciones de la sociedad civil, como con otros actores del contexto educativo como ser entidades gubernamentales, profesores, expertos, miembros de organizaciones y los/as alumnos/as.

El proceso de intercambio y enriquecimiento de experiencias y actuaciones propone articular una infinidad de actores sociales con las diferentes estructuras correspondientes a gobiernos locales, departamentales autonómicos y el Estado. Dicha estrategia busca en especial intercambiar los saberes desarrollados por los diferentes   actores   para   un   adecuado   ejercicio,   vigilancia,   exigibilidad   y justiciabilidad del derecho a la educación.

Ø   LA CONFORMACIÓN DE COALICIONES Y ALIANZAS.

El enfoque de coaliciones y alianzas plantea que sólo con una colaboración intersectorial e intrasectorial exhaustiva y generalizada, se puede asegurar que las iniciativas de desarrollo sean lo suficientemente imaginativas, coherentes e integradas como para hacer frente a los problemas más insolubles de la posmodernidad. Los enfoques de un solo sector han sido probados y han demostrado ser decepcionantes. Por lo tanto, la alianza proporciona una nueva oportunidad para trabajar mejor en desarrollo gracias a su habilidad para reconocer las cualidades y competencias de cada actor y encontrar otras formas innovadoras de aprovechamiento de las mismas por el bien común.

La construcción de alianzas se puede dar en diversas instancias y espacios, -desde alianzas  estratégicas  de  ámbito  político  como  aquellas  de  carácter  práctico operativo; éstas también pueden tener una dimensión a nivel nacional o internacional como también a nivel local dirigida hacia actores sociales y públicos.

Esta propuesta basada en la construcción de alianza plantea la necesidad de articular esfuerzos diversos entre la universidad pública y la Universidad de la

Cordillera, a fin de enriquecer los procesos educativos y generar sinergias que vayan a contribuir y enriquecer el hacer educativo.

La coalición y/o alianzas se están construyendo, a partir de un sistema de gestión participativa, democrática transparente y plural  a través de la organización de mecanismos de participación nacional, el desarrollo de planes de acción y  el proyecto estratégico institucional.

6     OBJETIVOS ESTRATÉGICOS.

6.1   Objetivo Estratégico General.

Ø   Contribuir al ejercicio del derecho a la educación de todos y todas, a través de la realización de acciones de incidencia política, deliberación, fortalecimiento organizativo de la sociedad civil y la promoción y sensibilización social, para incidir en la formulación y aplicación de normas, presupuestos y políticas públicas educativas plurales y democráticas.

6.2   Objetivos específicos.

I. FORTALECIMIENTO DE LA SOCIEDAD CIVIL Y MOVIMIENTO SOCIAL EN EDUCACIÓN.

Objetivo específico 1:

·         Aportar al fortalecimiento organizativo de la Sociedad Civil, a través la formación  política,  la  asistencia  técnica  y  articulación  social,  para  la incidencia y exigibilidad de políticas públicas de respeto al derecho a la educación.

·         Contribuir a reforzar y ampliar el rol de la sociedad civil organizada en el debate, toma de decisión, vigilancia y exigibilidad de las políticas educativas para el ejercicio del derecho a la educación.

II. INCIDENCIA EN POLÍTICAS PÚBLICAS EDUCATIVAS Objetivo específico 2:

·         Contribuir  a  la  promoción  del  derecho  a  la  educación,  a  través  de  la incidencia política y la deliberación social de políticas públicas educativas desde la sociedad civil organizada.

III. CONSTRUCCIÓN DE CONOCIMIENTOS Y GENERACIÓN DE OPINIÓN PÚBLICA.

Objetivo específico 3.

·         Difundir, sensibilizar y educar a la sociedad boliviana sobre el respeto y exigibilidad del derecho a la educación en el país.

IV. FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL.

Objetivo específico 4.

·         Consolidar la gestión institucional y proyectar a la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación en un referente sobre el derecho humano a la educación.

6.3   Resultados.

Resultados Objetivo 1

R.1.1. Fortalecidas las capacidades de las de organizaciones sociales de la sociedad civil para la reflexión, generación de propuestas y el control social de las políticas públicas educativas a nivel municipal, departamental y nacional. R1.2.  Se  han  fortalecido  y  establecido  alianzas  interinstitucionales  entre instituciones de derechos y organizaciones sociales para el desarrollo procesos de reflexión y generación de aportes sobre el derecho a la educación en el ámbito nacional e internacional

R1.3. Se ha impulsado el dialogo e intercambio de experiencias en incidencia en políticas públicas educativas a nivel nacional e internacional entre organizaciones e instituciones de defensa del derecho a la educación.

Resultados Objetivo 2

R2.1. Se ha contribuido en el desarrollo de marcos normativos sobre educación que incorporan el enfoque de derechos humanos, la descolonización y la despatriarcalización como mecanismos de mejoramiento del sistema educativo nacional.

R2.1. Se ha contribuido y fortalecido a mejorar las competencias de incidencia y negociación política de la institución y las organizaciones sociales en los espacios locales, regionales y nacionales para la mejora de marcos normativos educativos.

R2.2. Sensibilizada e informada la sociedad boliviana sobre el derecho a la educación,  considerando  su  gratuidad, asequibilidad,  accesibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad, y la vigilancia de ésta por parte de la sociedad civil para asegurar el oportuno y eficiente uso del presupuesto.

Resultados Objetivo 3.

R3.1. Se han promovido el desarrollo de investigaciones, creación de conocimientos y el intercambio de saberes entre actores/as aliados/as a través de un trabajo colectivo, transdiciplinario y reflexivo sobre el sistema educativo nacional.

Resultados Objetivo 4.

R4.1. Consolidado y fortalecido los mecanismos e instrumentos de gestión institucional que aportan a tener una gestión operativa y financiera eficaz y eficiente.

R4.2.   Consolidada la gestión financiera y la implementación de subsistemas administrativos.

La Paz, abril de 2011

S5 Box

Register